10
Mar

Mas o menos a las 7

El lunes pasado disfrutamos de la grata compañía de Luis, ya hemos hablado de él alguna vez más en el blog (Opel Astra), por la mañana estuvo en el Valdecebollas y después se invitó a nuestra casa a comer cenar y dormir, y nosotros encantados.

Por la tarde disfrutando de las ventajas que nos brinda el horario subimos a escalar a Las Tuerces, a Luis no le gusta mucho el bloque y además hace que no se pone unos pies de gato 3 años, según sus palabras, y no iba a estropearlo por un arrebato, así que se dedicó a hacer fotos.

Otra foto de Luis en el blog

La cosa es que entre unas cosas y otras acabamos en el bloque del atardecer, como le llamamos nosotros, una zona con mas o menos seis pasos distintos de dificultades desde el 5º al 7a, al remanso y al sol, bueno “al socayo” como dicen por aquí.

Y aprovechando que estaba Luis, autor de grandes tomas fotográficas que se ha pasado al compacto-acuático-digital le dije “oye ponte ahí mira a ver si te apañas con mi cámara y prueba a ver cómo puede quedar…” y el resultado salta a la vista, el momento del disparo, la luz, el gesto… lo pilló exactamente como me lo imaginaba.

La foto en cuestión

La foto por supuesto la tengo en el perfil de facebook y en el fondo de pantalla.

Mas que por ser yo el que está escalando por lo que significa; una tarde de escalada, el sol que empieza a ponerse, porque aprovechamos el momento entre amigos hasta que ya no se ve, un reencuentro, el atardecer mágico de Las Tuerces con la montaña Palentina como telón de fondo…

¡Me encanta la foto!

Por otra parte está el recuerdo de una tarde muy parecida a esta hace poco más de un año cuando justo después de bajar de hacer un poco de bloque en Las Tuerces me llamaron para acudir al rescate de dos amigos que ahora ya no están.
Supongo que ahora ya me cuesta escribir un poco menos de ello, les echamos más de menos pero poco a poco se va calmando la sensación de pena y también poco a poco asumimos la pérdida.

En fin, este post es un homenaje para ellos, a un año de su pérdida, y también un homenaje a una nueva vida, la de la niña que ha tenido Javi, el compañero que ese día sufrió el accidente con ellos y uno de los que peor lo ha pasado este año.

¡Un abrazo!
Juanma y Tone, no os olvidamos.