10
Ene

Comprar, tirar, comprar

No cambio de móvil hasta que “muera por causas naturales”, la vorágine consumista planificada muy bien explicada en este documental que habla sobre la obsolescencia programada de los objetos.

Incluso los edificios se construyen con fecha de caducidad, de momento el seguro sólo cubre diez años los temas estructurales, ya no se si porque no se fían de lo que pueda pasar después o porque consideran que si aguantó diez años puede aguantar muchos más.

¿Cómo valora esto el decenal de daños?

Por suerte hemos podido trabajar en la rehabilitación de templos de hace 800 años, edificios que siglo a siglo fueron modificados de acuerdo a sus nuevos usos, ábside-nave-espadaña-sacristía…, y así han llegado a nuestros tiempos, nadie se plantéo si tenían que tener una duración determinada, al contrario, querían que durasen lo máximo posible, como las antiguas viviendas de pueblo, nadie se cuestionaba que tenían que ser para toda la vida, y ésta filosofía se hacía patente tanto en la elección de los lugares como las orientaciones.

Iglesia románica de San Esteban, Lomilla
¿Se programaría la caida de la espadaña en el S. XVII?

Y resulta que hacer bien una cosa, no es que dure mucho, es hacerla para que dure hasta cuando nosotros queramos.